Manchas

FACIALES: Manchas en el rostro

Pueden surgir por muchas razones y aparecen sin pedir permiso en tu rostro o en tus manos. ¿Querés quitártelas? Porque no son pecas ni lunares, son manchas. Se pueden tratar, sí, pero es importante saber prevenirlas también.

Primero, atenuar o eliminar manchas en el rostro o manchas en la piel. Después, mejorar la calidad de la piel. Te sugerimos los tratamientos médico estéticos que ayudan a mitigar o a resolver el problema de las manchas.

Manchas y Lesiones Pigmentarias:

Las manchas son lesiones pigmentarias en donde hay una agrupación anormal de melanina, principalmente producidas por los rayos ultravioletas del sol o por fuentes artificiales de ultravioletas (cabinas de bronceado). La radiación ultravioleta se acumula en la piel y por eso decimos que la piel tiene “memoria”.

Otros factores, como el paso del tiempo, los antecedentes familiares o razones hormonales, también contribuyen a la aparición de lesiones pigmentarias. Entre ellas están: melasmas, lentigos, queratosis.

Melasma:

El melasma ocurre por una combinación de factores, que incluyen la exposición a la luz del sol y un aumento de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona. Suele afectar mujeres que:

– Tienen piel oscura
– Toman anticonceptivos orales o están realizando una terapia hormonal
– Están embarazadas

Las manchas oscuras suelen aparecer en las mejillas, la frente y en el bozo. En general, el melasma pierde intensidad durante los meses de invierno, pero reaparece en primavera. Además, tiende a apagarse después del embarazo o cuando dejas de tomar anticonceptivos orales o recibir terapia hormonal.

Tratamiento

Los tratamientos más efectivos para acabar con los melasmas, consisten en la combinación de tecnologías lumínicas, sustancias despigmentantes y protección solar.

Los procedimientos están diseñados pensando exclusivamente en la comodidad del paciente. Son seguros y eficaces para todos los tipos de piel y se pueden realizar en todo el cuerpo.

Cantidad de Sesiones

Se recomienda comenzar el tratamiento en época otoñal, entre 3 y 6 sesiones que se realizan cada 30 días. Las mismas se evaluaran dependiendo de la evolución del paciente.

Lentigos Solares:

Los lentigos solares o también llamados manchas seniles, son zonas pequeñas oscuras en la piel. Su tamaño varía y, por lo general, aparecen en el rostro, las manos, los hombros y los brazos —las zonas que están más expuestas al sol—.
Los lentigos son muy frecuentes en adultos mayores de 50 años. Sin embargo, también pueden aparecer en personas más jóvenes, especialmente si pasan mucho tiempo al sol. Las manchas pueden afectar a personas con cualquier tipo de piel, pero son más frecuentes en personas con piel clara.

Características de los lentigos

– Son planos y ovalados de pigmentación intensificada
– Casi siempre, son de color tostado, marrones o negros
– Se producen en la piel que ha estado más expuesta al sol a lo largo de los años, como el dorso de las manos, los empeines, el rostro, los hombros y la parte alta de la espalda
Los lentigos pueden tener desde el tamaño de una peca hasta alrededor de 13 milímetros de ancho, y pueden agruparse.

Tratamiento

El Láser Q-switched, actúa de forma muy selectiva sobre el pigmento de la mancha cutánea, por lo que es mucho más adecuado para dicho tratamiento.
Inmediatamente tras la sesión de láser Q-switched puede aparecer una pequeña costrita que tarda una o dos semanas en caerse, apareciendo luego una piel nueva y ya sin pigmento.
El tratamiento es rápido e indoloro, por lo que no se necesita ningún tipo de anestesia, y el paciente puede volver inmediatamente a su vida cotidiana, en ocasiones con maquillaje corrector en la zona tratada. Siempre se recomienda evitar la exposición solar antes y después del tratamiento. Además, a veces, conviene asociar una crema despigmentante para complementar adecuadamente el tratamiento con Láser Q-switched.

Cantidad de Sesiones

Se recomienda iniciar el tratamiento a partir de la época otoñal y lleva entre 3 y 6 sesiones que se realizan cada 30 días. Las mismas se evaluarán dependiendo de la evolución del paciente.

Queratosis:

– Queratosis seborreica: es una lesión pigmentaria que aparece como un crecimiento marrón, negro o tostado claro en la cara, el pecho, los hombros o la espalda. Tiene un aspecto escamoso, y levemente elevado. No se convierte en cáncer ni se cree que está relacionada con la exposición al sol; sin embargo, puede parecerse al cáncer de piel. Son muy frecuentes y aumentan con la edad.

– Queratosis actínica: La queratosis actínica es un parche grueso y escamoso en la
Conocida también como queratosis solar, la queratosis actínica avanza lentamente y, por lo general, no causa signos ni síntomas, a excepción de un parche o una mancha pequeña en la piel. Estos parches tardan años en desarrollarse y suelen presentarse por primera vez en personas mayores de 40 años.

Un pequeño porcentaje de lesiones de queratosis actínica se pueden convertir eventualmente en cáncer de piel. Para reducir el riesgo de queratosis actínica, minimiza tu exposición al sol y protege la piel de los rayos UV.

Tratamiento

Según el caso se aplica tecnologías lumínicas que actúa selectivamente sobre la lesión , son especialmente diseñados para la comodidad del paciente , son seguros y eficaces para todo tipo de piel, incluso piel oscura.

Cantidad de Sesiones

Se recomiendan entre 3 y 6 sesiones que se realizan cada 30 días. Las mismas se evaluaran dependiendo de la evolución del paciente.

Consultanos