Celulitis

La celulitis, también conocida como piel de naranja, es una alteración del tejido subcutáneo en el que se acumula tejido adiposo formando nódulos de grasa, agua y toxinas.

Entre las causas de la celulitis se encuentran: mala circulación, el factor genético, factores psicológicos, sobreproducción de estrógenos, falta de ejercicio, consumo excesivo de grasas saturadas, cambios hormonales y enfermedades cardiovasculares (sobrepeso y obesidad).

Hay diferentes tipos de celulitis:

  • Celulitis generalizada: Aparece exclusivamente en mujeres obesas, con hábitos alimentarios desequilibrados. Comienza en la pubertad y, con el aumento de la edad, los factores suelen ser cada vez más desfavorables. Los trastornos se incrementan, lo que ocasiona importantes cambios estéticos.
  • Celulitis localizada: Las celulitis localizadas originan fenómenos dolorosos, las zonas donde muestra preferencia son las piernas, el abdomen, las nalgas, los tobillos, la parte inferior de la espalda, la parte superior de los brazos, y la parte superior de la espalda justo debajo de los hombros.
  • Celulitis dura: Se encuentra en mujeres jóvenes de aspecto físico saludable y generalmente deportistas o bailarinas, cuyos tejidos son firmes y bien tonificados y sin edemas, lo que dificulta su localización. Sin embargo es evidente que por medio de la prueba del pellizco suele aparecer la piel de naranja.
  • Celulitis flácida: Es típica en personas sedentarias o aquellas que alguna vez fueron activas y ya no lo son. También se presenta en personas que han sido sometidas a distintos tipos de tratamiento, en donde han subido y bajado de peso bruscamente.
  • Celulitis edematosa: Se encuentra en mujeres de todas las edades, pero es más frecuente en jóvenes y adolescentes. En mujeres de edad suele presentarse como piernas gruesas. Se localizada principalmente en los miembros inferiores y la piel presenta a simple vista la típica piel de naranja.

 

Tratamientos

Con los tratamientos adecuados podrás disminuir de forma eficaz y duradera el aspecto de la celulitis, reduciendo la flacidez, y mejorando la calidad y el aspecto de tu piel.
Nuestros tratamientos son diseñados específicamente para cada paciente, combinando diferentes tecnologías -radiofrecuencia Accent Prime, Ultracavitación y Ondas de choque Z Wave- según el caso.

  • Radiofrecuencia Accent Prime. El tratamiento de radiofrecuencia Accent consigue mejorar de modo eficaz y duradero el aspecto de la celulitis, cambiando la forma de las células grasas y retrayendo y remodelando el tejido conectivo que la provoca.
    También puede utilizarse para devolver el aspecto joven y fresco a la piel, tensándola al inducir a la producción de nuevas fibras colágenas sanas, tanto en el cuerpo como en el rostro.
    En los tratamientos corporales (brazos, abdomen, muslos, etc.) se obtiene una reducción del volumen al compactar el tejido graso, disminuyendo la flacidez cutánea y aportando tersura a la piel.
  • Ondas de choque Z Wave. Esta tecnología de última generación consiste en la aplicación de ondas acústicas que impactan sobre el tejido mediante presión, produciendo la rotura de los nódulos de grasa, que son los responsables de la celulitis y la apariencia de la piel de naranja. A través de las vibraciones, se consiguen tres efectos simultáneos que favorecen no solo la reducción del adipocito sino también la tonificación de la zona tratada: aumenta el flujo sanguíneo; estimula el metabolismo y, por lo tanto, acelera el proceso de eliminación de residuos; y, reactiva la producción de colágeno y elastina mejorando la firmeza y textura de la piel.
    El tratamiento completo de ondas de choque consigue reducir los signos visibles de la celulitis de grado I, II y III con un efecto reductor, moldeador y reafirmante.

 

Sesiones

Se recomiendan de 6 a 10 sesiones cada 15 días, según evolución del paciente

Consultanos