Liposucción de Papada

La lipoescultura (o liposucción) de papada consiste en la aspiración de depósitos adiposos de esta zona.
Como en una verdadera escultura, el resultado depende de las características de la zona a tratar y de la elasticidad de la piel (la localización y la edad del paciente condicionan el resultado final).

Técnica

En la lipoescultura facial procedemos al vaciamiento de acúmulos de grasa facial (papada, mentón, etc.) logrando no sólo una reducción del volumen, sino también un efecto sutil de retracción cutánea.

En los últimos años se ha avanzado en la calidad de resultados, gracias a las técnicas de liposucción superficial y láser lipólisis que promueve una mayor retracción de la piel; esto dará como resultado una imagen más joven y tersa, dibujándose el mentón y contorno facial.

Se comienza infiltrando toda la zona que se quiere tratar con una solución de suero, anestésico local y vasoconstrictor para facilitar la aspiración y reducir el sangrado. Luego se pasa a la fase de aspiración para extraer la grasa y se termina cerrando las pequeñas incisiones y aplicando un vendaje compresivo.

Se utiliza anestesia local con sedación y el tiempo quirúrgico aproximado es de 1 hora.

Preoperatorio

Rutina de sangre y valoración cardiológica.

Postoperatorio

En los primeros días existirá una cierta inflamación y hematoma que desaparecerá progresivamente.

Cuidados Posteriores

El resultado final empieza a notarse después de unas semanas y son normales los fenómenos como una sensación de inflamación que va desapareciendo progresivamente. Los hematomas persisten unos 10 a 15 días.

Es aconsejable realizar algunas sesiones de drenaje linfático en el postoperatorio inmediato para que la recuperación sea más rápida.