Lipoabdominoplastía

Tanto en el hombre como en la mujer la presencia de un abdomen plano es sinónimo de juventud y plenitud física. Para lograrlo es necesario tener disciplina alimenticia y realizar actividades que tonifiquen los músculos de la región.
El aumento del peso corporal, las oscilaciones frecuentes del mismo, la falta de gimnasia y los embarazos en la mujer, son las causas del deterioro de los elementos que lo componen.
La abdominoplastia es la intervención quirúrgica destinada a corregir la flacidez de piel, la hipotonía de los músculos abdominales y el exceso del tejido adiposo de esa región.

Técnica

La técnica clásica realiza una incisión abdominal baja siguiendo la línea del bikini, separa la piel y tejido adiposo de la pared abdominal, refuerza la musculatura con puntos para lograr un abdomen más plano, y por último se extirpa el exceso dermograso eliminando la flacidez cutánea. Actualmente, suele asociarse una lipoaspiración de la zona para reducir el espesor del tejido adiposo, denominándose en este caso Lipoabdominoplastía.
La anestesia es local con sedación o raquídea, según cada caso. El tiempo quirúrgico es de 3 a 4 horas y el período de internación es de 2 a 5 horas según el tipo de anestesia.

Preoperatorio

Rutina de sangre.
Valoración cardiovascular preoperatoria.

Postoperatorio

Durante las primeras 72 hs. luego de una abdominoplastia, se recomienda reposo en cama con deambulacion precoz desde el post operatorio inmediato. A partir de aquí, la incorporación se irá haciendo en forma progresiva, evitando los movimientos y esfuerzos excesivos. Durante este tiempo el uso de prenda compresiva (tipo faja) será fundamental para conseguir un buen resultado.
El tiempo de reincorporación laboral es de 10 a 15 días.
A partir de los 30 días se podrá realizar actividad física.